Precio: 25.30€
Sin Impuesto: 23.00€

Código del producto: crisopa
Disponibilidad: En stock

Chrysoperla carnea, denominada vulgarmente como crisopa, es un insecto de la familia Chrysopidae. Se encuentra en muchas partes de América, Europa y Asia. Los adultos se alimentan de néctarpolen y melaza que excretan los pulgones y otros insectos, pero las larvas son unos depredadores activos y se alimentan de pulgones y otros pequeños insectos. Se utiliza en el control biológico de plagas en agricultura.

Los huevos de crisopa son ovales y se fijan individualmente a los vegetales con un largo hilo. Al principio son de color verde claro pero después pasan a grisáceo. Las larvas al nacer tienen un milímetro de longitud. Son marrones y recuerdan por su forma a un pequeño cocodrilo. Se mueven activamente en busca de presas. Tienen un par de grandes mandíbulas en forma de pinza con las que apresan a sus víctimas, a menudo levantándolas en peso para evitar que huyan. Las larvas inyectan enzimas dentro del cuerpo de sus presas disolviendo sus órganos internos, tras lo cual la larva absorbe el líquido resultante del interior del cuerpo de la víctima. Las larvas crecen hasta unos ocho milímetros de longitud tras lo cual elaboran un capullo en el que pasan al estadio de pupa.

 
Adulto de Chrysoperla carnea, vista lateral

Los adultos de crisopa son de color verde pálido con largas antenas y ojos compuestos amarillentos. Tienen una apariencia delicada y una longitud de entre 12 y 30 mm, con unas largas y membranosas alas que se recogen sobre su abdomen. No son buenos voladores y tienen un vuelo oscilante. A menudo se les ve atraídos por las luces artificiales durante la noche.

Los adultos de Chrysoperla carnea se alimentan de polen y sustancias azucaradas, no son depredadores. Pero a las larvas se las ha identificado depredando a más de setenta especies distintas pertenecientes a cinco órdenes. La mayoría de las presas son del orden Homoptera y son fundamentalmente áfidos en vegetación de porte bajo.

En los cultivos agrícolas han sido identificadas atacando a diversas especies de áfidos, araña rojatripsmoscas blancas, huevos de orugas, minadores de hojas, psilas, pequeñas polillas y orugas, larvas de escarabajos y orugas deHelicoverpa armigera. Se las considera unas importantes depredadoras de Pseudococcidae en los invernaderos. C. carnea se encuentra de manera natural en muchas zonas agrícolas del hemisferio norte. Se la considera una importante depredadora del pulgón en los cultivos de algodón en Rusia y Egipto, remolacha azucarera en Alemania y viñedos en toda Europa.2

Se ha observado que puede realizar un buen control de Bemisia tabaci en cultivos de algodón en Pakistán. Se ha observado que la sola presencia de larvas de este insecto en las hojas de las plantas inhibe las visitas de B. tabaci, lo cual sugiere que esas larvas segregan algún producto volátil que repele a las moscas blancas. Las larvas son efectivas en el control biológico de plagas, 

 

 

Ver Control Biologico de Plagas

Ver Esquema sobre suelta de crisopas.

Ver Informe de resultados sobre lucha biológica con crisopas.

Ver Documento sobre lucha biológica en los jardines de Jaén.

Ver Resultados obtenidos sobre rosales bulevar.

Etiquetas: crisopa,